El viaje

Miro al frente.
Un inmenso mar se me adelanta.
Detrás, las luces de una ciudad inmensa
delatan el ruido y el desamor.
El agua se balancea como una pausa
y la espuma se desvanece,
dejando los restos de lágrimas
enterrados en la arena.
Fijo la vista en el horizonte
y veo su vela alejarse.
Pienso en ese viaje: (va a ser eterno)
Y vuelve a mí un amargo recuerdo.
Pienso en ese viaje entre olas imponentes
y me descalzo.
Mis pies pequeños tocan la fría, húmeda arena,
donde alguna vez escribí su nombre.
Desnudos, recorren el espacio infinito
hacia el mar y se hunden en un vacío sentimiento
de soledad.
Apenas unos pasos son suficientes para estar ahí,
enredada entre las algas
que acompañan la torpeza de mis manos
por apartar los ásperos bordes de los corales.
Ahí termino, cerrando los ojos
para por fin ser parte del paisaje,
y convertirme de una vez
en una mayúscula gota salada
de lágrimas.

Silvia Mabel Vázquez.
Buenos Aires, Argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s