Paraíso anfibio

Cuando abandonamos la ciudad nadie pensó en los ganadores de toda la tragedia. Después de siglos viendo su población mermándose hasta la casi completa extinción. Los ajolotes de Xochimilco se volvían ahora los grandes señores del lago de Texcoco.

Al principio un tanto desconcertados. Con el paso de los días los diminutos anfibios aprenderían los oficios de la ciudad inundada. Las técnicas milenarias de los tacos de canasta, las tortas de tamal y la garnacha. Aprendieron de arte y cultura antes vedado por la tierra, e hicieron de Bellas Artes una fiesta rosa mexicano. Con el tiempo, cuando pusieron a andar las líneas del metro, decidieron hacer los paseos gratuitos para que todos pudiesen visitar parientes fuera del lago. Los domingos se volvería popular pasearse en familia por  Reforma. Nadando entre las alas de un ángel sumergido, que ahora les dice a ellos que son libres.

Rafael Santos
Guadalajara, México 
25 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s