Simón Bellorín

En nuestra colaboración con Prisma Internacional, conocimos a este artista visual venezolano. Él es uno de los galardonados con el tercer lugar de la exposición virtual «Luz y esperanza para el mundo» que organizó el colectivo artístico y nos pusimos en contacto él. Aquí una bella conversación a distancia, que a pesar de estar ocupando tecnologías actuales llevamos al texto escrito, para que quede plasmada en nuestra publicación.

Pedro: ¿Cuánto tiempo lleva usted ligado al arte?
Simón: Tengo un año que pertenezco a Prisma, pero ya tengo cuarenta años en el arte. Pintando, haciendo pequeñas esculturas, haciendo ensayos con grabados, con tintas, con muchas cosas ligadas al arte.
Pedro: ¿Y desde dónde viene eso don Simón? ¿Su familia?
Simón: Según mi papá, decía que tenía un hermano que murió hace muchos años y que se llamaba Simón Bellorín igual que yo y que le gustaba la pintura, que le gustaba dibujar y yo creo que de ahí esa metáfora sobre el arte. Y luego a través del tiempo, a través de muchos años de experiencias ya sea trabajando en el taller, porque siempre he dicho, que el taller es como una fábrica de sueños. Dónde uno hace muchos experimentos para lograr el objetivo, dónde siempre estamos buscando algo nuevo y cada pincelada y cada trazo que uno da, en ese experimento, es lo que fortalece y engrandece la trayectoria del artista.
Pedro: En estos 40 años de trabajo debe haber pasado por muchas complicaciones y satisfacciones ¿Cuáles son sus mayores satisfacciones en este mundo de la pintura?
Simón: A veces uno, como en toda carrera pues, hay desilusiones, hay triunfos, hay fracasos, pero yo siempre he dicho como nuestro libertador Simón Bolívar: «la constancia siempre ha triunfado en el hombre». Nosotros los seres humanos andamos en una búsqueda de identidad y como íconos que representa el arte.


Pedro: Entonces el triunfo vendría siendo el mantenerse en la búsqueda.
¿Qué le gusta pintar a usted o cuáles son las imágenes que usted quiere representar en su obra?

Simón: Llevo años buscando el paisaje, el paisaje marino, pero romper con trazos, con líneas, con símbolos, con… la geometría. Esa es la búsqueda, de tantos años que tengo siempre va a ver en mi obra un horizonte de luz que es el mar, porque vivo en un pueblo que es de mar. Estoy a la orilla de Mar Caribe y desde ese cerro que es mi taller-casa visualizo el Mar Caribe. Pero yo quiero, como ya existen todos «los ismos» dentro del arte, como lo es el impresionismo, el realismo, cubismo… quiero buscar una tendencia que si dios quiere y seguimos en esta búsqueda trabajando, vamos a buscar un bellorinismo que es romper el paisaje a la manera y de los colores que estoy marcando en mi obra.

Pedro: Su pintura es muy colorida también ¿Le gusta mucho el color?

Simón: Soy muy amante del color, el naranjo, el rojo, el azul, lo difumino, busco el blanco como un auxilio de luz. Estamos trabajando. Yo siempre he dicho que el artista no se cansa de esa búsqueda.

Pedro: ¿Hay algún artista o alguna referencia gráfica que lo inspire en su obra?
Simón: Mira. Hay un artista que me influye mucho. Porque fue una creación para mí, fue el que me enseño desde pequeño, desde que estaba en bachillerato, él me guio. Que se llama Robinson Alvarado, para mi es mi profesor de toda la vida. Y la influencia de muchos artistas que me han dado el color, esa búsqueda, como Miró, como el mismo Picasso, como Botero, que son personas que buscan ser ellos mismos dentro del arte y lo han logrado.

Pedro: En Clan Kütral trabajamos con muchos jóvenes ¿Cuál sería el mensaje para los que vienen entrando o que quieren entrar en este mundo del arte?

Simón: Mira, Pedro. Para mí, este es un mundo maravilloso para la persona que lo siente. Todo el mundo no es artistas. Todo el mundo no tiene esa sensibilidad por las artes. Dicen por ahí que el artista tiene el “ki divino”, que es cuando lo toca el alma, la mente y el corazón y es por eso que los grandes artistas prevalecen en el tiempo.
Y para esta juventud que tiene ahorita por meta el arte, que estudien, que investiguen, que este mundo es maravilloso. Dicen por aquí, por estos pueblos, que al artista lo valoran cuando muere. No. Yo creo que el arte moderno y más la trayectoria de un joven, y el reconocimiento es porque tiene que prepararse, yo creo en la educación. Yo estudié y saqué la licenciatura en artes puros aquí en Uniarte en Venezuela y todo lo he conseguido gracias a mi pintura y gracias al arte.
Pedro: Sí se puede, entonces. Vivir de esto, pero requiere mucho trabajo, educación y preparación, pero sí se puede.

Simón: Eso, porque yo considero que las personas, y más en este mundo y en este siglo XX, XXI que estamos viviendo, tenemos que prepararnos. Ahorita la cibernética y la cuestión, hay mucha influencia que no la vivieron otros artistas en otra época. Ellos se dedicaron a investigar, a hacer sus pigmentos, a hacer sus lienzos, sus soportes y ahora están allí.
La tecnología nos ha cubierto a nosotros. Mira fíjate, yo estoy en Venezuela y tú estás en Chile y nos estamos viendo por este teléfono. Y son herramientas que les abren el mundo a uno y al ser humano, y más a los jóvenes que son más investigativos que nosotros. Yo soy un señor ya mayor, voy a cumplir 60 años.

Pedro: Los jóvenes, tienen algunas ventajas y algunas complicaciones nuevas, pero el trabajo y el estudio tiene que estar de todas formas.

En eso mismo de las tecnologías y las distancias. ¿Qué le ha parecido participar de esta convocatoria de prisma internacional para dar un poco de luz y esperanza al mundo?

Simón: Con esta pandemia que estamos viviendo a nivel mundial, Pedro, son las organizaciones artísticas como prisma y muchas, muchas que están abriendo al público y a los artistas esa oportunidad, porque todos los museos de mundo están cerrados. Ellas son los que tienen esa injerencia para que nosotros los artistas no nos paremos… no nos paremos, que sigamos en nuestro taller creando y ellos se van a dar la tarea de difundir, a través de esas invitaciones que nos han hecho de exponer las obras, por eso es que es maravilloso.
Pedro: Nosotros agradecemos el contacto y queremos seguir conociéndonos y seguir trabajando en conjunto. La revista queda a disposición para difundir su trabajo.
Simón: Agradecido. Gracias te doy también a nombre de mi fundación que ese llama Bellorinarte y que estamos trabajando, que es lo que nos queda al ser humano, trabajar por lo que uno quiere y lo que uno disfruta.

L:.D:.P:.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s