Intimidades

Las luces de la ciudad
ciegan mis ojos
y ya no puedo verte.
Está tu imagen que amo,
tan pegada a mi deseo,
quieta entre dos muertes,
enamorada.
Está tu imagen que amo,
tan pegada a mi deseo,
veo los latidos de tu adiós muerto
como una estaca.
Soñé que te habían robado el alma
cuando nos mezclamos como el mar
y la arena, lejos,
hace tiempo.
He vuelto a ver los dorados pinos
que dulcemente, rozan la nieve
con las ramas más bajas,
salpicados, cambiantes colores
de las hojas.
Regresarán follajes,
se entrecruzarán las ramas.
y retornarán a su hueco de sombras,
al centro oscuro,
donde una vez durmieron.
Una mujer sola
contemplando el majestuoso mar,
augurando desdichas, a su lado
pasan las gaviotas,
el mar se retira cubriendo
sus piernas con un manto de algas,
y allí se quedó pensando en su infancia,
tendida boca abajo.

Patricia Elena Vilas
Argentina

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s